sábado, 19 de febrero de 2011

Palabras...



Este blog surgió como un desahogo para sus fundadoras en un momento determinado, a pesar del poco tiempo que ha pasado esta colaboradora puede decir que ha sufrido un gran cambio. Pero aunque quizás ya no sea tan crédula ni capaz de ilusionarse con el primer indicio de conexión, no quiere decir que no tenga sentimientos.

Aquí muchas veces se escribe lo que a una se le pasa por la cabeza en el momento, no son más que palabras, aunque somos conscientes del poco anonimato que tenemos a estas alturas. No obstante, puedo decir que de lo dicho en este blog he sacado más de una agradable situación gracias a las alusiones y al siempre receptivo ego masculino.

Pero hay reaciones que no dejan de sorprenderme. Y el recelo provocado por una entrada puede llegar a convertirse en una noche de pasión increible, en la que en lugar de reproches hay caricias. Es sin duda una actitud que sorprende por lo acertada que resulta, personalmente un comportamiento de exigencia habría acabado con mi interés, pero este posicionamiento en firme no deja de resultar atractivo. En este caso la mejor defensa es un buen ataque, tanto que no dejo de pensar en el siguiente movimiento de esta guerra...

1 comentario:

  1. no puedes tener más razón en todo lo que dices.

    ResponderEliminar

¡Escúpelo!