viernes, 31 de diciembre de 2010

Prueba de video



Esto es lo que pasa cuando hay una cámara, vodka, y muchas ganas de cachondeo.

jueves, 30 de diciembre de 2010

Búsqueda y captura

Unas de las razones por las que tener novio:

Masajes
Cosquillas
Sexo continuo

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Lesbianismo y lista


Hace unas semanas hice la lista de las cien cosas que quería hacer antes de morir, y me comprometí a contar aquí los avances, aunque no creía que fuese a ir eliminando tan pronto.


#95, Besar a una mujer.




Comentando con mis amigas, me di cuenta de que era la única pringada que nunca se había enrollado con una chica (o casi) y entró en mi lista, junto con otras cosas como ordeñar una vaca. A día de hoy puedo decir que este punto queda eliminado de la lista claramente, y afirmar que las mujeres no me gustan por muy buenas que estén y por muy bien que besen.

Seguiremos informando.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Distancia y convivencia.



Existe el tópico de que las relaciones a distancia no funcionan, pero ¿es realmente así? Es decir, si la distancia rompe el amor por la falta de contacto diario, ¿no lo hace también la convivencia por el exceso de contacto, por hacer del amor algo cotidiano e infravalorarlo? ¿Dónde está el punto intermedio, adecuado, que nos satisfaga y complete a todos?

Podríamos decir que el noviazgo es lo adecuado, pero cuando se tiene cierta edad o ciertas circunstancias, es una opción inválida después de X tiempo. En mi caso, el espacio de tiempo entre noviazgo y convivencia cada vez es menor cuando hay amor; tal vez sea porque no tengo tiempo que perder, y es la digna prueba de fuego, o porque soy impaciente por naturaleza.

Entonces, ¿qué se hace cuando la distancia es una circunstancia permanente y es un todo o nada? Si somos bastante jóvenes ¿por qué nos sentimos tan viejos? ¿por qué lo queremos vivir todo de golpe? El sexo con la persona interesada en cuestión, es evidentemente imposible, lo que nos lleva a saciar necesidades en cualquier rincón, y amamos al lejano a través del cercano ¿Abandonamos o sólo dejamos nuestra vida anterior para emprender la aventura de cero? ¿Las estadísticas sirven para algo?

Al fin y al cabo, hagamos lo que hagamos seguimos con una chispa en la boca del estómago que es complicada de ahogar, allí o aquí, da igual.


[Escucho: Anni B Sweet - Lalala
Img: Caffé Latte
]

Reflexión célebre


La chica lista besa,
pero no ama;
escucha, pero no cree;
y abandona antes de ser abandonada.

















Más tont@s que comer piedras.

martes, 21 de diciembre de 2010

Dar el paso


Atrevernos, ser valientes, dar el paso. Dejar de lado los complejos y los prejuicios. Hacer lo que queremos y sobretodo perder el miedo a conseguirlo. Pero una vez que lo tenga, ¿qué?. Cierra los ojos Alicia y deja que la gravedad actúe, cuando llegues al final ya no estarás donde antes y no podrás regresar a ese punto. Y si el camino que debes seguir depende del lugar al que quieras llegar, surge el problema de no saber exactamente que lugar es ese. Si entonces no importa demasiado el camino te encuentras sin moverte en el mismo punto, es el resto del mundo el que se mueve a tu alrededor.Realmente no sé que hacer ni como actuar, pero si tomas mi mano te seguiré a donde me quieras llevar, porque para llegar a esta encrucijada he tenido que tomar un camino. Y si me preguntas en qué se parece un cuervo a un escritorio no sabré decirte la respuesta...

lunes, 20 de diciembre de 2010

Libertad


Tras unos meses de espanto estudiantil, estoy a 5 horas de terminar de estudiar, a 12 de hacer el examen, y a 24 más de estar mi casa, de darme un descanso mental y de pasarlo bien con quien quiero y como quiera.

A pocos días de esa merecida fiesta que ya empieza a oler desde aquí.

Y quizás sin ninguna relación viene a mi cabeza la palabra feminista frecuentemente.

Por otro lado, me he dado cuenta que he dejado atrás mucho, he cambiado mucho, ciertas cosas empiezan a parecerme patéticas, mi regreso a la tierra de donde provengo me lo dirá...

...¿quién soy?
¿quién es él?
¿y ella?
¿cuando ha empezado a cambiar todo?

Y es que al final son siempre las mismas preguntas, antes eras tan guapo, y ahora eres una ****** pinchada en un palo.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Cuentas Pendientes


Tod@s tenemos al menos una persona que es una especie de cuenta pendiente en nuestra vida. No se trata de quererlo como pareja, es la necesidad de "tenerlo", como dice una de las colaboradoras de este blog de que sea "una muesca en tu revólver". En ocasiones es incluso una persona constante en nuestras vidas pero por distintas razones ese encuentro no ha tenido lugar. Hay cierta sensación entre ambos de "yo quiero y tu quieres" pero o alguno no ha podido o no os habeís atrevido. Hay miradas, sonrisas y comentarios que te hacen pensar que el otro lo desea tanto como tú.

Respecto a las chicas es cierto que normalmente los chicos cruzan una línea tras la que son vistos como "sólo amigos", pero a veces siempre nos queda respecto a algunos la idea subyacente de deseo. También está el caso del chico al que no conoces con el que intercambias miraditas y alguna sonrisa, luego acabas intentando investigar su nombre y algún dato más sobre él e incluso vuelves al sitio donde sueles verlo para "encontrartelo". Como ya he dicho, otras veces no se da una situación de disposición coincidente, cuando él está disponible tú tienes pareja o viceversa.

Puede que dejes pasar demasiado el tiempo y acabes llegando a un punto en el que te resulta más complicado dar el paso, por la relación que se ha establecido entre vosotros o un poco por puro orgullo (si él no ha dado el paso...). Pero como aunque sea un capricho resulta una apetencia que se mantiene y nunca deja de rondarnos, puede que sea mejor intentar quitarnos esa espinita de una vez por todas.

Uhum

Me gusta hacer lo que quiero y cuando quiero, me gusta hacer lo que nadie haría, ir en contra de las reglas, me parece más divertido, siempre con límites por supuesto, pero no limites estúpidos.

Me gusta engañar a los hombres, me gusta hacerles pensar que soy algo que no soy, o lo contrario, me gusta jugar con ellos.

Me gusta comer chocolate, patatas, chucherías, me da igual ponerme gorda, tener celulitis o no ser sana, ya tendré dinero para una lipo en el futuro.

Me gusta quedarme unos minutos debajo de la ducha cuando termino, pensar que estoy en el mar buceando y dejar de respirar unos minutos e imaginarme en el inmenso azul.

Me gusta imaginar que se acerca el fin del mundo cuando tengo que estudiar mucho, y que algo hará que no deba estudiar más para luchar en una gran batalla donde los libros solo nos servirán para reconstruir una ciudad posteriormente.

Me gusta correr cuando llueve, bajo (o no) los efectos del alcohol, abrir los brazos y marearme dando vueltas.

Me gusta actuar de manera infantil para sentirme próxima a la infancia, pensar que no toda la inocencia está perdida.

Me gusta ser seria y borde (a veces o a menudo), no tengo por qué ser simpática con todo el mundo, también me gusta ser cariñosa cuando me apetece.

Me gustan muchas cosas y no tengo más ganas de escribir.

sábado, 18 de diciembre de 2010

viernes, 17 de diciembre de 2010

Reflexión célebre





Semen en el ojo, como puta por rastrojo.

Encuentros Concertados


Existe un fenómeno que se da en las relaciones interpersonales actuales que me resulta curioso, no sé que nombre darle exactamente pero supongo que podemos decir que son "encuentros sexuales concertados". Dos personas que se citan con el simple propósito de mantener relaciones sexuales, bien disfrazado en expresiones como quedar para "tomar algo" o para "ver una película" o sin rodeos de ningún tipo.

Es una ventaja cuando no quieres las responsabilidades y la inversión de tiempo que supone tener una relación (que no digo que no tenga sus cosas buenas). Para el caso de hacer de eso algo habitual además puede resultar que hayas encontrado una persona con la que eres sexualmente compatible pero vuestra conexión no va más allá de este punto.

De acuerdo, quedas con alguien que te atrae más o menos para acostarte con él/ella ¿Es algo puntual o se repetirá? ¿Cambiará vuestra situación? Si es sólo para una vez todavía resulta menos complicado, aunque ello no quita que alguna de las partes pueda querer aclarar las cosas. Quizás por ello, y será que una piensa ya así por deformacíon profesional, hay que dejar los términos del encuentro claros con anterioridad (por mucho que ello reste romanticismo). Siempre es mejor que tener la charla en un momento posterior, o JUSTO en el momento posterior. No os rebajeís a preguntar en ese momento ¿qué ha significado esto para tí? Dignidad ante todo (lo de bajarte las bragas ha sido decisión tuya), no se suplica ni por la vida.Lo que sucede una vez aliviados los instintos primitivos también varía, puede haber una dilatada y profunda charla postcoital o un gracias, vestirse e irse una vez se ha obtenido lo que se quería.

No sé que pensaran nuestros lectores o si tendrán un número para estas casos en su agenda negra, personalmente estoy a favor de cualquier interacción física entre dos personas adultas cuando ambas consientan. El grado de implicación sentimental es algo que cada un de las partes debe valorar antes de aceptar, pero tal y como estan las cosas teneís que estar preparados para un "disculpa, ¿nos conocemos de algo?"

jueves, 16 de diciembre de 2010

La gente hace cosas raras!


Veras, cero que este blog está muy bien porque así podemos darnos cuenta de cómo somos en realidad, es como observar a través de una mirilla sin que te pillen, a mí me encanta, y viendo las estadísticas veo que no soy la única. Nantes dice que hay que mojarse pero a mí no se me ocurre nada interesante que contar excepto una cosa:

TENGO UNA AMIGA QUE TIENE UN PROBLEMA.

Esa amiga me contó que había tenido un novio que hacía cosas raras. Espero que ya hayáis cenado porque esto es para gente con mucho estómago.

Pienso que no hay guarra que no sea escrupulosa, y yo soy una de ellas. Para vosotros a lo mejor no, pero a mí me parece extraño que a un hombre se le ocurra todo esto a él solito.

Era misófilo, le gustaba hacerlo en lugares públicos, ser oído por otras personas, hacerlo en el coche aun viviendo en pareja con ella, era sádico y fetichista.

Lo primero que debéis saber es que aunque esta palabra ahora se emplea a menudo y se hable de todo esto abiertamente, hace unas décadas nos habrían encerrado sólo por hablar de ello. Creo que nos podemos modernizar sin convertir el fetichismo en una moda. Para mí no es que el sexo tenga leyes inquebrantables a seguir pero no vale cualquier cosa.

Una de las cosas que más asco le daba a mi amiga era esa manía de hacerlo después de los entrenamientos de fútbol, en serio chicos, entendemos que andáis con la testosterona revolucionada pero por vuestra culpa, ahora la zona de los testículos hemos decidido algunas llamarlo el “sótano” porque huele a humedad caliente, ufff. Un día puede pasar pero más no. Y si luego vas a la ducha, joder, no lo tires al suelo, llévatelo de aquí que es asqueroso!

Ah, otra cosa, no hagáis striptease si no sabéis, porque en pelotas, medio calvo y con unos kilos de más os parecéis al bebe hecho por ordenador que salía bailando en la seria de Ally McBeal.

No sé porque pero me ha venido a la cabeza lo de las bolas chinas y me ha llevado a recordar la práctica del sexo anal. Entiendo que pueda gustar y que os encienda la sensación de dominar a la chica, pero hoy en día estamos en igualdad de derechos. Y no es que cierre las puertas, porque no sé si es bueno o malo, pero antes quiero que lo pruebe él, y si le ha gustado que le metan un falo de 17 cm por el culo, a lo mejor me animo.

A lo que mi amiga nunca se animó fue a acostumbrarse a las eyaculaciones en la cara, el pelo, los ojos, la boca… SIN ANTES AVISAR.

En fin, mi amiga salió adelante después de esto y mucho más (que si me deja os iré contando poco a poco) y aunque ha vuelto a tropezar con algunos colgados más, no se le olvida ver el lado positivo, que al final cuando el tiempo pasa, se da cuenta de que estas cosas sólo son anécdotas para hacer reír a sus amigas, sus lectores, y a ella misma.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Sustitutos


Hace poco me entraron unas ganas terribles de dulce y sacié el capricho con un chocolate caliente de esos tan espesos que apenas puedes mover la cuchara. Me insinuaron que lo que estaba haciendo era buscar un sustituto al sexo, el tópico de comer chocolate ante la falta de sexo. ¿Eso le funciona realmente a alguien?

Yo admito que ante la ansiedad de la agitación hormonal tiendo a buscar algún tipo de satisfacción en la comida, especialmente dulces y golosinas. En ese horrible momento que es cuando como mujer sexualmente activa tu cuerpo quiere un desahogo en ese aspecto con otro ser humano. Es cierto que esa primera ansidedad pasa tras cierto tiempo, pero tiéndolo en dosis eventuales nunca llegas a superarlo ni lo tienes con la habitualidad necesaria como para estar satisfecha.

Pero es que encontrar un hombre con el que merezca la pena intimar es complicado, del chocolate ya sabes lo que puedes esperar. Así que sigues con la tableta de Milkybar, porque aunque salir a correr probablemente te dejaría más tranquila y con mejor culo, no tienes ánimo...

Breaking up. New building.





Una ruptura. Un nuevo edificio.

Aparte de la mía a principios de año, últimamente se están sucediendo muchas rupturas a mi alrededor, supongo que es un ciclo habitual que se ve contagiado por los demás. A veces se rompe una gran pareja por algo ínfimo y pasajero que en su momento parece un mundo, otras por un hecho tan evidente que es imposible pasarla de largo, y otras porque simplemente ambos conyuges toman caminos distintos; pero nunca hay que encuadrarlas sistemáticamente y meterlas en una cajita con etiqueta.
Todo el mundo suele tener opiniones con respecto al tema y todas suelen ser muy poco esperanzadoras, pero no hay que olvidar que no somos máquinas y que, tanto al principio como al final, albergamos la pequeña esperanza de que esa persona que ya no está se convierta en todo lo que queríamos que fuese para nosotros.

Pero tengo dudas, muchas, por lo que veo a mi alrededor, todo es confuso. Las etapas de luto pos-ruptura son completamente necesarias para crecer, y se evoluciona más que cuando todo es un cuento de hadas. Reflexionas sobre ti mismo, adquieres nuevos hábitos, descubres todas las medias verdades, las amistades que te rodean, o a lo mejor es que yo soy demasiado mística cuando estoy bien jodida, pero te das cuenta hasta de toda la vida que te rodea. Entonces, ¿cuándo es demasiado? ¿cuándo es el tiempo de dejar de sufrir por lo que nunca pasará? ¿existe el método perfecto? ¿cuándo hay que dejar de intentarlo?

No vivimos en una película de Hollywood, todo no pasará y volverá renovado para hacernos felices, pero tenemos la horrible costumbre desde la adolescencia de buscar a la persona perfecta para que nos acompañe el resto de nuestra vida, para formar una familia, para sentarnos en un banco del parque y envejecer juntos; ¿no sería más sano simplemente vivir?

A día de hoy puedo decir convencida que todo ha pasado, y que mi nuevo edificio está repleto de luz. Porque no hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo aguante.

martes, 14 de diciembre de 2010

Cuero, medias y pies.


fetichismo.

1.
m. Culto de los fetiches.
2.
m. Idolatría, veneración excesiva.
3.
m. Psicol. Desviación sexual que consiste en fijar alguna parte del cuerpo humano o alguna prenda relacionada con él como objeto de la excitación y el deseo.



No puedo estar más en desacuerdo con la última acepción que la RAE da al fetichismo, porque, a ver si lo he entendido: el sexo con nata BIEN, pero el sexo con tacones es una DESVIACIÓN. ¿Acaso todos no tenemos tendencia a endulzar nuestros hábitos sexuales con elementos ajenos a lo usual? ¿Somos unos "desviados"? ¿Somos unos censores cínicos por miedo a la libertad?

Como diría una amiga mía: Queridos follanautas, hagan lo que sea necesario con respeto para complacer los rincones más "oscuros" de nuestra inquieta mente, que por mucho que diga la RAE, el sexo con tacones es excitante, la comida y el sexo conjugan a la perfección y los pies son los grandes olvidados de la sensualidad.


Moraleja:
El sexo cuanto más moralmente sucio sea, más divertido resulta.
Pregunta:
¿Algún fetiche?


Sexo y Espera


En nuestros días las mujeres hemos desechado la idea de reservarnos para el matrimonio, más teniendo en cuenta la edad a la que se casa la gente ahora... más que rerserva acabaríamos avinagradas como el vino picado. Pero habiendo resuelto el dilema de sexo sí o no antes del matrimonio se nos presenta una nueva cuestión, ¿sexo antes de la relación?

Conocemos a un hombre que nos atrae y con el que podemos empezar un dilatado ritual de cortejo. De esto a empezar una relación puede pasar un tiempo, bastante si como es mi caso se está tan desencantada con ellas. ¿En qué momento situamos las relaciones físicas?

Es cierto que existe una emoción especial cuando te acuestas por primera vez con una persona con la que has creado previamente un vínculo afectivo, pero también puede darse el caso de que las cosas no funcionen en la cama y sea tarde para que las cosas vuelvan a ser como antes. Además de las grandes expectativas creadas, esperas que la conexión física sea tan maravillosa como la sentimental. El sexo mantiene relaciones vacías, pero sin él o siendo poco satisfactorio la cosa se enrarece y acaba condenada al fracaso. Esto no quita que con el tiempo y el conocimiento de la otra persona todo pueda mejorar.

Se podría decir que es conveniente probar la mercancía antes de comprarla. Pero a muchas mujeres nos han inculcado la idea de que el sexo debe ser con sentimientos y alguien especial, lo que a veces nos lleva a sentirnos obligadas a establecer ese vínculo con la persona con la que nos hemos acostado. El sexo antes de la relación puede suponer un problema para aquellas a las que les asusta el abandono, para las que necesitan saber que a la mañana siguiente alguien les abrazará y les besará los hombros. Te arriesgas a que eso no resulte así y tu compañero de cama decida que ya ha conseguido lo que quería y que no le vales para mucho más.

Cada una lo verá de una manera y también la estrategia depende de la persona con la que trates, a muchos se les ven las intenciones. Personalmente creo que no hay que firmar nada que no hayas leído previamente ni comprometerte con alguien cuyas capacidades como amante te sean desconocidas, si resulta ser bueno pero el acostaros lo estropea es que no merecía tanto la pena.

Reflexión célebre





Las bolas chinas están infravaloradas.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Plan de vida de Blancanieves

Quiero nuevas responsabilidades, tener un perro (un King Charles Spaniel) y llamarlo “Comotú", pegarme unos viajes inolvidable con las niñas (Barcelona, Madrid…) y otro con mi madre en el Caribe, conocer Inglaterra, saber inglés, terminar mi especialidad y que me suban el sueldo en el trabajo. Económicamente no necesito que me toque la lotería, sólo pido que nunca me falte el trabajo y así conseguir que no me falte de nada, ni a mí ni a los míos. Profesionalmente no sé todavía si me quiero jubilar viendo babas y sangre, cuando quiera cambiar de profesión (aunque adoro la mía) os lo diré. Me encantaría seguir siendo independiente pero sin deshacerme de nadie, a las personas que me rodean también las necesito y las quiero conservar. Lo que quiero perder de vista es el gotelé y el sofá del salón (el sillón se lo regalaría a Diego que ahora que sabe su gran utilidad, es una pena tirarlo).

He dicho que quiero nuevas responsabilidades pero no las que tuve y rechacé, no sé si cambiaré de idea pero no estoy segura de querer casarme. Aunque sé que no me lo puedo perder.

Al menos para vivir mi despedida de soltera, ver a mi Nantes haciendo una excepción quitándose los zapatos de tacón para bailar en mi boda junto a la madrina (mi abuela Maruja Limón) hasta las ocho de la mañana con todos los amigos solteros de mi primer marido. Quiero tres hijos, que se llamarán como yo diga y parirlos con epidural (diga lo que diga el supuesto padre).

Tener una casa mata con jardín (y respectivo jardinero) y vistas al mar. Ah, y un San Bernardo. Colocar a mis tres hijos criados, mandar a mi marido a la mierda en globo, en bici, o como quiera, en eso puede elegir (se puede quedar con la casa, a mí que me dé mi parte que yo me piro de nuevo a mi casa de siempre).

Y con cincuenta y siete años, un cuerpazo de muerte y pocas arrugas (si soy consciente que no hay flacas sin arrugas, pero lo prefiero antes que estar gorda), disfrutar de una jubilación más que merecida por cuarenta años de cotización si un solo día de paro cogido, echarme novio, verlo sólo cuando me proponga algo nuevo o interesante que hacer y dedicar el resto de mi tiempo a hacer lo que más me gusta: HACER QUE LAS PERSONAS QUE ME RODEAN SE SIENTAN BIEN, disfrutando por ejemplo, como dice Alsace, de un buen café y tostadas con resaca, pero con vistas al mar dándote el sol en la cara.

Plan de vida.



Sacarme la carrera. Irme a la mierda en globo. Vivir en la mierda y vender el globo. Echarme novio fuera que me regale un perro. Casarme. Ir de voluntaria a Rwanda. Comprarme una casa en la playa. Tener un hijo. Divorciarme. Quedarme la casa en la playa, el niño, el perro y la pensión alimenticia. Trabajo en asuntos sociales de 9 a 3, de L-V, 45 días de vacaciones al año. Disfrutar de la vida y mi hijo gracias a ese trabajo. Poner un invernadero en la parte de atrás de la casa. Casar a mis amigas una detrás de la otra.Viajar a Nueva Zelanda y Kerala. Acompañarlas a firmar el divorcio, una detrás de la otra. Emborracharnos mil y una veces, mientras mi exmarido está con el niño y el perro. Autorrealizarme como persona a través de mi hijo y mi trabajo. Casarme con un segundo. Aburrirme, serle infiel y culparle. Bucear en Cabo Esperanza. Divorciarme de un segundo. Obtener gracias al divorcio la mitad de los beneficios anuales durante el tiempo de duración del matrimonio. Coger una excedencia para montar un centro para buceadores. Aprender a hablar alemán a la perfección. Re-enamorarme de mi primer marido. Dar la vuelta al mundo en velero. Odiarnos a ratos, reprocharnos casi nunca, amarnos para siempre. Firmar unas capitulaciones matrimoniales. Cederle la mitad de la casa en la playa. Re-casarnos. Dejar el trabajo para dedicarme plenamente al fondo marino y el voluntariado. Mandar al niño (ya crecidito) a la mierda en globo para que conozca sus raíces. Disfrutar de nosotros como si no hubiera un mañana. Ser abuela de una niña china por mi hijo y su novio. Quedarme viuda y haber "conocido varón para toda la vida". Alquilar el club de buceo y vivir de la renta. Ser una madurita de pelo largo liso y blanco, vaquero, camisa de rayas, sandalias de Sybilla, cesta y labios rojos. Morir con un té con whisky en la mano y un cigarrillo en la otra, leyendo en el porche de la famosa casa de la playa algo de Whitman.


Y no necesariamente en este orden.

Pero no se lo digas a nadie... Ssshhhhh...

domingo, 12 de diciembre de 2010

Pero luego vienen los Reyes!


También válido como comentario para responder a "la navidad en la ciudad " de Nantes Es Persona.
Nantes que negativa eres, en este momento no sé si cortarme las venas o dejármelas largas. Lo peor es que llevas razón.

No sé si esta navidad superará la anterior, pero si será muy diferente.
El año pasado sacrifiqué mis vacaciones para sacar adelante mi relación. Dejé de lado a mi familia para tener contento a casi todo el mundo, lo pasé con mis ex-no-suegros y compañía. Me tocó hacer lo que mi ex-novio decía, con quien él decía y salir con sus amigos (gracias a eso he aprendido la lección).
Como sabéis este año estoy “sin enanos". He querido elegir cómo y con quién quiero pasar las fiestas. Este año si será con mi familia, en Italia.
Y después de las no-uvas (porque allí no se estila), me pondré mi pijama de franela y me meteré en el sobre para evitar el desastre que supondría el hecho de acostarme con algún italianini de allí después de tres botellas de limoncello. Porque ya que en los pueblos pequeños todos somos primos. Y una cosa es que me gusten los bajitos y otra muy distinta es tirarme a un "Dolce & Babbana de 1m20 de mi propia sangre (que luego los niños salen tontos).
Pero seamos positivas, cada una pasará las navidades como mejor pueda. Y luego volveré exactamente el domingo 2 de enero a las 12.55, y ahí estaré con vosotras para pasar los reyes. Nos lo contaremos todo, ya habrá pasado y todo volverá a la normalidad. Volveréis a mi casa, y calentitas con buena comida, música (menos buena), comidas, pedicuras y masajitos. Volveremos a sentirnos como princesas. Escribiremos por fin la segunda parte del decálogo, nos emborracharemos y a diferencia de las demás princesas, no esperaremos al príncipe pa que venga a joder la marrana. Sabemos que nos merecemos un príncipe, un dentista, pero no nos hace falta (y para mí un dentista menos, ya que me haría trabajar más y eso ni de coña!).
Se que las navidades con desagradables para la mayoría, pero no olvidéis que nosotras sólo podemos llorar con un ojo. En estas fechas sigue habiendo personas con muchos motivos para lamentarse, nosotras no somos una de ellas.
Yo no estaré aquí pero espero que hagáis lo mismo que yo en fin de año:
Aprovecharé para hacer profundas reflexiones sobre lo vivido este año, los sin sabores, los golpes, los recuerdos de otros años.
Y a las 12 levantaré mi copa para brindar por el año que se va y por el que comienza, porque tienen algo en común, en los dos estabais ahí!

El Cortejo


Existe una maldición que parece perseguirnos a las mujeres, el estigma que supone ser una persona cualificada e inteligente. Ejemplo: (Conversación una noche cualquiera con un hombre cualquiera tras las presentaciones formales y algún comentario que cree de lo más original)

Él: ¿Y a que te dedicas?
Ella: Soy licenciada en Derecho (pum), estoy haciendo un máster (pum)
Él: ¿Qué edad tienes?
Ella: 23 (Catapum!)

Acabas de eliminar todo su ataque, basado en hacerte saber lo que inteligente y genial que es, vaya que parezca que tienes la oportunidad de follarte a una de las dos personas que saben la receta de la Coca-cola.

Pues a ver, en primer lugar sé lo que quiero y te puedo asegurar que no estoy buscando al padre de mis hijos, no me tienes que impresionar porque mis expectativas respecto a tu personalidad son muy bajas. Y lo segundo es que te aseguro que si no existiese interés por mi parte tras las presentaciones y un par de palabras mi incómoda y forzada sonrisa y yo nos iríamos a buscar a mis amigas. No quiero que me prometas las estrellas ni me hagas pensar en nuestra maravillosa vida juntos, soy una persona con la inteligencia suficiente como para saber que eso no es verdad pero es que además yo no lo quiero.

Si quieres podemos hablar durante horas de filosofía, literatura o economía pero es que realmente no te mereces que te descubra todo mi potencial, no eres capaz de apreciarlo. No vas a verlo porque tampoco te interesa y a mí lo que no me resulta interesante es mostrártelo.

Conclusión 1: deja de prometer y pintar un futuro lejano en el que eres el hombre de mi vida, lo que tienes que hacer es ser el hombre de mi vida durante lo que queda de noche.

Conclusión 2: la repuesta correcta en la conversación anterior era:

Ella (sonriendo con la mirada perdida y tocándose el pelo): soy [insertar profesión de baja cualificación, nulo desarrollo personal o escasa posibilidad de promoción]

También es válido:

Ella (sonriendo y mirándolo con admiración mientras se toca el pelo): Estudio... pero me lo estoy tomando con calma

Ahora él puede extender su ostentoso plumaje...

La navidad en la ciudad.


Ya ha llegado la navidad, nos guste o no, con ello el derroche de dinero, los hidratos de más, y las pintas de mamarracho/a. Pero también es un período de reflexión/desesperación para los solteros.

Cuando estás en pareja, es fácil, todo viene prácticamente predeterminado:

- En nochebuena cenarás con tu familia, os daréis los regalos, hablaréis un rato y os tomaréis una copa. Sobre las 00.00-01.00 vendrá tu pareja a casa, os tomareis algo con tu familia y después os iréis a "dar un vuelta" (esto tiene doble significado: tomaros una cerveza con vuestros amigos en un bar de mala muerte, daros los regalos con los que no habéis acertado ni de lejos y después zumbar; o, pasar de la cerveza e ir a lo que importa)

- Si tus padres no están divorciados, cenarás en nochevieja con tus suegros; se te bloqueará el teléfono y hasta las cuatro de la madrugada no recibirás las felicitaciones de año nuevo; saldrás en nochevieja a una fiesta prefabricada donde al llegar ya te dolerán los pies o tendrás frío, la música será repulsiva, para pedir una copa tendrás que estar cerca de cuarenta y cinco minutos esperando en la barra, te encontrarás con gente que te repugna; y cuando estés demasiado borracho/a o demasiado harto/a, te irás a zumbar a la parte de atrás de un Seat Ibiza o, con suerte, a un hotel de mala muerte donde te soplarán cien euros de golpe.

¿Y cuando estás soltero/a?

En nochebuena tu familia te recordará lo buena persona que era tu ex, la buena pareja que hacíais y la lástima que es que ya no estéis juntos. Te regalarán un pijama hortera, calcetines y, a lo mejor, con suerte, eso que dijiste que te gustaba de un escaparate. Tendrás un dolor de cabeza insoportable por culpa de los villancicos y la zambomba y, mientras todo esto ocurre, estarás pendiente del móvil para ver quién se raja y quién no para emborracharte hasta las cejas y seguir con la tradición del día de Navidad: Una resaca épica y la cocina empantanada.

En nochevieja, estarás deseando tomarte las uvas para largarte a la ya nombrada fiesta y buscar a una presa con la que tener un noche de sexo poco gratificante; con suerte, si tus padres siguen juntos, tendrás la opción de irte a una casa rural que te costará un riñón, a tomarte las uvas en pijama con tus amigos y sus respectivas parejas, y si se te aparece la Virgen de Lourdes podrás zumbarte a tu colega después de tres botellas de whisky, con lo que conseguirás tener una noche de sexo con la que terminar insatisfecho/a y al día siguiente aparte de la resaca también tendrás una mañana de Año Nuevo repleta de cargo de conciencia y de dudas (¿le habrá gustado? ¿tenemos que contarlo? ¿podré seguir tirándomelo/a? ¿seguirá todo igual? ¿habrá sido una alucinación? ¿nos habrán oído?, etc).

Pero no, el día uno seguirás siendo un/a fumador/a empedernido con barriga en el sitio donde deberían estar las abdominales, así que siempre te quedará la ilusión y esperar un milagro, en el que te toque la lotería, encuentres un trabajo increíble y el amor de tu vida aparezca por arte de magia. Por lo demás, sólo me queda decir, buena suerte y no comáis muchos turrones, que después se os pone el culo gordo. :)

viernes, 10 de diciembre de 2010

Cambios


Estoy cansada, emocionalmente cansada. Agotada de repetir el mismo error y de seguir los mismos patrones. Es hora de hacer limpieza y marcar un nuevo comienzo. Es el momento de meter en cajas todo lo anterior, real o figurado, y deshacerse de ello. Sin olvidar las experiencias y todo lo aprendido pero sin mirar atrás.

Muchas veces hacemos responsables a otras personas de nuestros sentimientos, de los malos sentimientos, desde luego es más sencillo. Pero somos nosotros los que reaccionamos de una manera u otra a los comportamientos de los demás. Es muy duro al principio pero debemos aprender a controlar esas reacciones internas. Lamentablemente como mejor se aprende es a base de golpes, y de los propios que las experiencias ajenas siempre nos resultan demasiado lejanas. Pero yo estoy dispuesta a ello, quiero aprender a reponerme después de cada golpe.

Se avecinan grandes cambios en mi vida y necesito estar preparada para ese camino, para que en mi equipaje no pesen las cosas del pasado.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Apuesta finalizada.



Ha acabado y he ganado no sólo la apuesta, sino ricas lecciones.


Al principio, estaba insoportable. El sexo se había convertido en una droga no sólo física, sino también psicológica; había hecho de mí una persona que recibía afecto a través del contacto sexual, lo que me hacía ser aún más inestable emocionalmente. Ha sido un reto a la par que un camino al reconocimiento propio, una especie de "Proyecto Hombre" sexual.

Más tarde, entré en un estado de ataraxia con el sexo opuesto. Ya sólo veía amigos por todas partes, aunque era evidente que mi sex-appeal se había multiplicado exponencialmente gracias a la indiferencia total con respecto al tema.

Después de un arduo autoanálisis, me di cuenta de que sí existía un objeto de deseo hecho persona que iba más allá de dos cuerpos en fricción y que tenía nombre y apellidos. Era la razón de mi apatía hacia el sexo antes de la apuesta. Así que retomé el contacto, y enderecé mi estado emocional gracias a su constantancia y paciencia (mil gracias de nuevo, sé que leerás esto). No me hubiera importado perder la apuesta, pero no ocurrió por circunstancias que no vienen al caso.

Entonces, entré en una espiral de autoconocimiento que me ha llevado hasta aquí: he perdido flexibilidad, mi nivel de acidez verbal ha bajado al nivel de un pedante de cuarta, he comprobado que puedo ser agradable y educada sin caer en la tentación de hacer comentarios incómodos, y lo más importante es que es divertido hacerse la inalcanzable cuando una ha cambiado de amante como de camisa. Además nunca he sabido coquetear, pero ahora es que no sé ni por dónde empezar; no sé cómo me sentiré la próxima vez, pero me temo que tampoco sabré por donde empezar; y me pregunto cosas tan absurdas como ¿llegaré al orgasmo? ¿Disfrutaré o me quedaré repasando la lista de la compra? ¿El himen crece? ¿Volverá mi brazo derecho a su estado normal?

No repetiré experiencia por ahora, ya sé demasiado de mí misma. Y todo es basurita...